El país

Esta hermosa región ofrece multiples posibilidades para las excursiones: el paisaje de los Pirineos con mesetas y barrancos salvajes está a sólo una hora de aquí. A la cordillera pirenaica, a Andorra y España hay aproximadamente un trayecto de 2 horas. Menos espectaculares pero no menos atractivas son las montañas de media altura de la región: Montagne Noire y Corbières.

Se pueden visitar cuevas de estalactitas (Lombrives, Limousis), navegar un río subterráneo en bote (Labouiche), acompañar otro río en coche (Mas d´Azil) y admirar abismos gigantescos (Gouffre Géant de Cabrespine).

En muchos lugares los ríos han grabado barrancos escarpados en la roca (les Gorges de Galamus, de l´Orbieu, du Rébenty, de Saint Georges, le Défilé de Pierre Lys).

Millares de años de historia certifican el paso de culturas y civilizaciónes: sitios prehistóricos y pinturas rupestres como en Tautavel, Bédeilhac y Niaux, así como colonias y edificios de los celtas, griegos y romanos.

Muchos pueblos pintorescos, y a menudo muy viejos, merecen también la visita.

[Oustal] [La casa] [El paìs] [Actividades] [Información]

Del apogeo de la región en el Medievo proceden una multitud de edificios impresionantes: monasterios románicos y góticos como Saint Hilaire y Saint Papoul, Fontfroide, Villelongue y Lagrasse, y solitarios castillos en cumbres de roca como Montségur y Puivert, Puilaurens, Quéribus y Peyreperthuse - primero baluartes, al final de la última retirada cátara.

Los centros históricos de la región muestran su importante historia y las actividades urbanas: Carcassonne y Foix, Narbonne, Perpignan y Toulouse.